Criminal: A 19 años de "Victimized"

191Criminal-Victimized-618x618.jpg


El próximo año se cumplen 20 años del disco Victimized de Criminal. Me empapa de alegría aquello, puesto que es uno de los primeros discos que escuché siendo consciente totalmente de mi melomanía. Criminal es una banda especial, recreadora, destructora de todos los estereotipos y creadores de nuevas metodologías de trabajar las vibraciones de la música pesada. Criminal es el desplante de un asesino en serie desafiando a la suerte. Anton Reisenegger, luego de abandonar Pentagram y Fallout, comenzó un proyecto exploratorio, duro y crudo bautizado como Criminal.

Nadie en Chile presta especial atención a sus propias bandas, ya que todas tocan bajo los estándares de las bandas europeas o yanquis, y quien osa a colocar sus propios estándares es crucificado en la indiferencia y, muchas veces, el repudio. "Un hombre con ideas nuevas es un loco hasta que sus ideas triunfan", creo que esa frase la dijo Marcelo Bielsa en alguna ocasión. La idea de Criminal fue descabellada, llevar el sonido hacia la prepotencia holocáustica en un tono eléctrico y aserruchado, que no fuera Thrash Metal, tampoco Death Metal, que no fuera etiquetable. Si era capaz de etiquetarse en una categoría clásica, Victimized no hubiera trascendido jamás. Algunos dijeron que era Post-Thrash, Groove, Sludge Thrash. Yo digo que simplemente es algo tan único que si se discute hasta el día de hoy algo así, es porque crearon algo que nadie ha podido controlar a día de hoy. Tal situación ocurrió con Venom, banda percusora de los sonidos más violentos y oscuros del Metal. Hasta el día de hoy la gente no puede clasificarlo de Black, de Thrash o de NWOBHM, y que estén todos de acuerdo. Eso es lo que separa a un músico de alguien que piensa serlo. El que piensa ser un músico, se adhiere a los prototipos creados, sigue una línea. El músico crea la música desde el corazón, pensando en nada. Conectar la vibración de tu cuerpo y tu mensaje con la vibración de las cuerdas que están a tu merced, eso es música. Eso es Victimized, un álbum imposible, trascendente e icono de un realce alejado de lo cotidiano.

El nacimiento de Criminal dio a la era de los 90's una leve esperanza de repunte en la música a nivel mundial. En Chile nadie había sonado como Criminal, nadie había alcanzado un nivel como ese, nadie había tenido un éxito exorbitante luego de sacar un disco desde el underground, ni siquiera por grabarlos en Estudios Bellavista, que eran de los mejores de la época. Cito los logros de este disco: 10.000 copias vendidas en unas cuantas semanas, distribución al extranjero, vídeos en MTV, un EP en vivo titulado Live Disorder (1996). Si en la primera oleada del Heavy Metal que abarcó todos los 80's fue de un criterio basado en la diversidad, en los 90's la música dura apostaba principalmente por inundar de ruidos similares el pabellón creativo que tapizaron con el Death y el Thrash Metal. Criminal no se dejó envolver en ese ámbito, y creo algo que tiene potencia, velocidad y que, a diferencia de cómo Patricio Jara expone en una de sus obras, posee un virtuosismo diferente a como lo conocemos hoy; un virtuosismo basado en la interdependencia de todos los recursos sonoros disponibles y no en el resaltar uno – o dos – por sobre los demás como hoy en día.

A lo largo de los años, Victimized de Criminal sólo ha podido verse igualado o superado por Cancer (2001), pero esto sonoramente, ya que el legado que dejó en el Metal Nacional, antes de arribar a Europa, fue el de intentar cortar con “lo mismo de siempre” y comenzar a evolucionar en los sonidos, creando arte auténtico y con ideas. En esta generación puede que falte algún shock eléctrico similar para que las bandas se orienten a abandonar el Guitar Pro – o a no depender de el más que de si mismo – y comiencen a crear música desde su interior a sus extremidades y no desde sus extremidades al teclado y del teclado a la guitarra. Estamos en la era del virtuosismo, sin embargo creo que todos podemos aprender de Criminal, en cuanto a tocar música que conecte con el otro a través de las vibraciones. No basta que salga un guitarrista que sepa mover los dedos como si fueran tiras de papel pegadas al ventilador, sino una banda completa que sepa tocar su instrumento con el corazón, con la pasión y con la rabia interna, al borde de la demencia, y conectar de lleno con el similar sentimiento de quienes aun compramos material nacional. Victimized nos puede enseñar y sorprender bastante aun, no por nada la banda es tan vitoreada fuera de nuestras tierras. A diecinueve años de su lanzamiento puedo decir que es uno de los discos más importantes de la historia del Metal Chileno, y que para cualquier fanático de la historia del Metal o melómano adicto a estos sonidos, tenerlo resulta obligatorio. En Chile, nadie ha sonado como Criminal en ese disco. Ni siquiera Criminal con Cancer.

Stigmatized, unlike anyone of you.

I'm a stranger, anyplace I go.


|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

  • No hay comentarios recientes
Cerrar